¿QUE ES LA CONFIRMACION?


En el Sacramento de la Confirmación los cristianos reciben el don del Espíritu Santo de las manos del Obispo. Es el mismo Espíritu Santo que recibieron el día de su bautismo, su presencia renovada ahora, para darles el poder de defender y difundir la fE como testigos de Cristo.

La Confirmación nos transforma en testigos permanentes de Cristo.

San Pablo nos dice: “En nosotros la gente puede ver pureza de vida, conocimiento, paciencia y bondad, actuación del Espíritu Santo”. (2 Corintios 6:6)

“Dios da a conocer por medio de nosotros su mensaje, como un olor agradable que se

esparce por todas partes.” (2 Corintios 2:14)

“Nos ayuda a dar testimonio de la fe cristiana por la palabra acompañada de las obras”.

“La Confirmación perfecciona la gracia bautismal”

¿QUIENES SE CONFIRMAN?

Aquellos jóvenes que estén dispuestos a permanecer fieles a Cristo y a Su Iglesia, recibir y compartir la instrucción semanal.

Estas personas deben tomar el compromiso de:
Asistir a Misa semanalmente. Recibir los Sacramentos de Reconciliación y Comunión regularmente. Orar siempre. Servir en la Comunidad.

Estos son compromisos para toda la vida!!!

Cada clase es intensa, se compartirán ideas y sentimientos por lo que es muy importante la asistencia y la puntualidad. Ausencias sin excusas pueden resultar que el candidato tenga que esperar un año más.

PADRES: Ustedes ayudan a sus hijas e hijos a crecer en la fe para que reciban fructíferamente este sacramento. Es muy importante su asistencia a las reuniones y a la Celebración de la Eucaristía, ya que no pueden ser reemplazados en estos momentos. Su interés, participación y preocupación ayudan a los jóvenes en la percepción de lo que es este sacramento.

PADRINO/MADRINA: El candidato los elegirá y asumirán una responsabilidad de por vida. Deben de tener por lo menos 16 años, ser confirmados, ser Católicos practicantes, recibir la Santa Eucaristía y vivir de acuerdo a la Fe Católica. Se permite que el padrino sea el de Bautismo. No hay regla que establezca que un hombre debe ser padrino de un joven, ni que una mujer debe ser la madrina de una joven. Ni la madre ni el padre del candidato pueden ser padrinos.

Jesús nos envía al Espíritu Santo en la Confirmación para hacernos testigos de Cristo y ayudarnos a tomar nuestra responsabilidad en la comunidad, trabajando con otros para extender el reino de Dios.

Contact Us: 301-990-3203 • Fax: 301-990-7538