top of page

MENSAJE DEL PÁRROCO - 8 DE MARZO DE 2024


Queridos feligreses de San Martín,


Uno de los conceptos difíciles con los que tenemos que lidiar en nuestra relación con Dios es su ira. Vemos en la primera lectura de este domingo que la infidelidad de Israel a la alianza y la resistencia a Dios provocan su ira: “La ira del Señor contra su pueblo se encendió de tal manera que no hubo remedio”. ¿Cómo entendemos esto?


El apóstol San Juan afirma rotundamente: “Dios es amor” (1 Jn. 4:8). Dios no es caprichoso, lo que significa que nuestras acciones hacia él no lo hacen oscilar entre estados emocionales, como sabemos que sucede en las interacciones humanas. Él es amor, y cada acción suya hacia su creación fluye de su amor insondable. Su mismo amor nos da la libertad de elegir el pecado. Permite que las consecuencias del pecado produzcan su pleno efecto: alejamiento de él, destructividad, violencia, etc. Este estado de cosas se describe a menudo en el Antiguo Testamento como Dios “apartando su rostro” de su pueblo. Son nuestras decisiones pecaminosas las que causan esta acción de Dios, y Dios elige ocultarse porque no puede asociarse con nuestra pecaminosidad. Pero el ocultamiento de Dios tiene como objetivo nuestra salvación. En la primera lectura de este domingo, permite que Israel sea llevado cautivo durante setenta años. Este es un tiempo para la purificación y el arrepentimiento. Sin embargo, está con su pueblo en el desierto; él no los abandona. Después de setenta años, devuelve a Israel a su tierra y a su templo. Aquí cito el excelente libro de Margaret Turek, Expiación: “Aunque el amor apasionado de Dios como ira toma la forma de un retiro (ocultar su rostro), Dios aspira regenerar el amor en el corazón de su pareja distanciada, permitiendo a Israel soportar el ocultamiento de Dios como el dolor del amor, y precisamente al hacerlo, expiar”.


Durante la Cuaresma, estamos invitados a sentir el dolor de nuestros pecados en la medida en que nos alejan de Dios. Esto no se debe a ningún rencor en Dios, sino que es parte de su misterioso plan para nuestro regreso y salvación. Cuanto más amamos a Dios, más nos duelen nuestros pecados y más agradecidos estamos por su amor redentor.


Espero verlos este lunes 11 y martes 12 de marzo en nuestra Misión Parroquial de Cuaresma: Oración, Ayuno y Limosna, impartida por los Franciscanos Capuchinos desde el Santuario del Sagrado Corazón en Washington, D.C. La misión comienza a las 6:30 p.m. cada noche, con charlas dadas en inglés y español. Los franciscanos ofrecerán música, dirigirán la adoración eucarística y estarán disponibles para confesiones en ambas noches.


A medida que nos enfocamos en dar limosna en Cuaresma, tenga en cuenta las necesidades extraordinarias de nuestra despensa. Actualmente estamos sirviendo a más de 400 familias todos los lunes, lo que supera con creces el promedio semanal de cualquier otro año. ¡Gracias por su generosa respuesta!


En Cristo,

P. David




80 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commenti


I commenti sono stati disattivati.
bottom of page